Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias?

Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias
Al vapor y al microondas – Preparar las patatas de esta manera permite que no aumenten sus calorías, ya que no hay que emplear aceite como en las frituras ; y si no se pelan, mantendrán buena parte de sus nutrientes. Al igual que en el caso anterior, si se enfrían tras calentarlas, tendrán más almidón resistente.

¿Cuál es la mejor forma de cocinar la papa?

¿Cómo cocinarla sanamente? – · Al vapor: es la forma recomendada de cocción, la más sana y la que conserva mejor sus nutrientes. Con la piel aún más. · Cocidas o hervidas: para este tipo de cocción se recomienda utilizar papas no tan maduras, sino con textura harinosa y compacta en su interior, ya que no se deshace con la cocción y logra un buen caldo.

· Asadas o guisadas: se recomiendan las papas tiernas, ya que absorben mejor los sabores. Lo mismo para los purés. · Fritas: si su consumo no puede evitarse de vez en cuando, lo mejor es utilizar la papa madura, con poca agua.

Para que sea menos grasosa. Es importante sumergirla por completo en el aceite y que este esté a la temperatura adecuada.

¿Cuáles son las patatas que menos engordan?

Lay’s en versión Light – Las patatas fritas de Lay’s en su versión light cuentan con un 40% menos de grasas. En su valor nutricional se indica que tienen 458 calorías por cada 100 gramos , siendo las menos calóricas de la lista. Es una buena alternativa aunque, como siempre, es recomendable consumir con moderación las patatas fritas en cualquiera de las ocasiones.

¿Cuánto engorda la patata cocida?

NOTICIA 02. 09. 2011 – 12:30h

  • Un estudio norteamericano afirma que sin freír y sin grasas, una patata tiene docenas de saludables fitoquímicos y vitaminas y sólo 110 calorías.
  • La manera más sana de preservar sus nutrientes es cocida en el microondas.
  • Las patatas fritas destruyen, debido a las altas temperaturas empleadas en su preparación, la mayor parte de las sustancias saludables.

La humilde patata, esa que España trajo a Europa desde América, tiene fama de ser un alimento que engorda, aunque de eso pueden tener la culpa los modos más insanos de comerlas (fritas en bolsa o calóricamente salseadas). Ahora, investigadores aseguran que comer patatas reduce la presión arterial y apenas engordan. Según un estudio científico de la Universidad de Scranton (EE UU), cuando se prepara sin freír y sin mantequilla, una patata sólo tiene 110 calorías y docenas de saludables fitoquímicos y vitaminas.

La patata es el segundo alimento más consumido en el mundo. La investigación se realizó con patatas preparadas en el microondas sin mayonesa ni ketchup , los aliños preferidos por los consumidores en EE UU, sobre 18 pacientes con sobrepeso y alta presión arterial, quienes comieron entre seis y ocho tubérculos, dos veces al día, durante un mes.

Tras esta dieta, hallaron que la presión arterial media diastólica se había reducido un 4,3% y la sistólica un 3,5% y ninguno de los sujetos del estudio había ganado peso.

¿Cuántas calorías tiene una patata hervida?

Lídia Penelo 30/10/2018 07:00 Actualizado a 09/09/2020 15:12 Las patatas (Solanum tuberosum) ya sean fritas, hervidas o asadas, sirven para preparar todo tipo de platos como tortillas, purés, ensaladas, rellenos… Dada su versatilidad, precio asequible y valor nutricional son uno de los alimentos más consumidos y cultivados del mundo.

Las primeras patatas las cultivaron hace entre 4. 000 y 8. 000 años en los Andes cerca del lago Titicaca, donde aún se las llama mamá jatha o “madre del crecimiento”. Fueron introducidas en el continente europeo por los conquistadores españoles y tras siglo y medio de dudas sobre si eran comestibles o no, empezaron a triunfar en las mesas.

Son tubérculos de la misma familia que el boniato, la patata o la yuca. Son una fuente de energía que nos aporta más vitaminas y minerales y menos calorías de los que se le atribuyen normalmente (80 calorías por 100 g si se hierven), por todo ello la OMS recomienda su consumo.

  • La manera de preparar y consumir las patatas tiene mucho que ver con su aporte calórico;
  • La misma cantidad de patatas puede pasar de 80 calorías por 100 gramos si se hierven, a más de 450 calorías si se fríen;

La preparación más sana de las patatas es la cocción al vapor con piel; y si se van a cocer en agua, se puede reducir la pérdida de potasio y de vitaminas hirviéndolas con la piel. Lee también.

¿Cómo se prepara la papa para bajar de peso?

¿Qué engorda más el arroz o las papas?

Uno de los mitos sobre la papa es que engorda. Los nutricionistas desmienten tal afirmación y sostienen que, por el contrario, es un alimento de gran valor porque aporta solo 87 calorías en una porción de 100 gramos y posee menos contenido de carbohidratos que el arroz, la yuca y el camote, e incluso más fibra. Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias De acuerdo con la especialista, el valor nutricional de un alimento que contenga papas depende de los otros alimentos que las acompañan y del método de preparación. “Por sí misma, la papa no engorda y la saciedad que produce su consumo, preferiblemente con cáscara, puede en realidad ayudar a las personas a mantener la línea. Sin embargo, su preparación con ingredientes de gran contenido graso pueden aumentar el valor calórico de la preparación en su conjunto y tener un impacto negativo en el peso del consumidor”, aseveró. Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias Pozo García indicó que en Perú existen diversidades de papas que pueden clasificarse según su coloración ; por ejemplo, aquellas con pulpa crema o amarilla contienen un antioxidante llamado caroteno ; mientras que las papas de pulpa roja, azulina y morada presentan antocianinas, antioxidantes que previenen algunos tipos de cáncer y enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias Recordó que, por principio general, todos los alimentos consumidos en exceso pueden tener efectos negativos en la salud y el peso de las personas. “Debemos fomentar el consumo de este alimento ancestral y consumirlo en preparaciones con cáscara, previo un adecuado lavado”, afirmó. Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias ” Hay que evitar consumirlas fritas o envasadas, son mejor aprovechadas sancochadas o al horno. Los platos recomendados son papa sancochada con huevo, papitas cóctel con cáscara en salsa huancaína, guisos con papa, puré de papa, pastel de papa, tortilla de papa con verduras, panqueques de papa, entre otros, siempre utilizando poca grasa y muchos vegetales”, recomendó finalmente la nutricionista.

“La papa es un alimento de gran valor nutricional, constituido en 74% por agua y solo 22 gramos de carbohidratos y nada de grasa. La papa no incrementa nuestro peso, todo lo contrario. Dentro del grupo de alimentos con gran aporte de carbohidratos, la papa tiene menor contenido de carbohidratos (almidón) que el arroz, la yuca y el camote, e incluso mucha más fibra que aquellos “, manifestó la nutricionista Mewsette Pozo García, del Portal Salud en Casa.

(FIN) NDP/LZD/MAO GRM También en Andina: Día Nacional de la Papa: destacan “boom” innovador de tubérculo que alimenta al mundo https://t. co/vA31cj4uaQ pic. twitter. com/GExjbM4vPm — Agencia Andina (@Agencia_Andina) 30 de mayo de 2018.

¿Cuánto engordan patatas asadas?

Noticias relacionadas –

  • El ‘boom’ del guacamole de Mercadona: radiografía de la salsa más exitosa del supermercado
  • El peligro del Avecrem: esto es lo que esconden los cubitos de caldo concentrado
  • Cómo reducir el apetito de forma natural
  • La peor dieta para 2019: 7 kilos menos a la semana pero con grave riesgo para la salud
  • Ni es la comida más importante del día ni ayuda a adelgazar: adiós al mito del desayuno
  • El peligro oculto de los guisos de lata: si es natural, mejor
  • Cómo hacer queso fresco de forma artesanal
See also:  Calorias Que Consume El Cuerpo Humano?

En el siglo XVI, las Islas Canarias fueron el primer rincón de Europa en el que se cultivaron las patatas procedentes de América. Cuando estos canarios comenzaron a plantar los tubérculos seguramente no se esperaban que podrían convertirse en uno de los alimentos esenciales de la gastronomía del Viejo Continente. Cabe destacar que el plato español por excelencia es la tortilla de patatas, aunque en este artículo no vamos a meternos en la eterna disputa: con o sin cebolla.

Su precio, no muy elevado, su versatilidad y sus propiedades nutricionales hacen que la patata sea un ingrediente presente en los recetarios de casi todo el mundo. Sin embargo, siempre ha tenido fama de engordar, una creencia que a priori es falsa, ya que hay dietas para adelgazar que contienen patatas.

“Se pueden consumir en una dieta para perder peso aunque sea una importante fuente de hidratos de carbono”, explica Laura Llorente, nutricionista del Centro de Nutrición Aleris, a EL ESPAÑOL. “Las patatas en sí son buenas , como cualquier alimento que se encuentre dentro de una dieta saludable y equilibrada”, señala la nutricionista.

Cabe destacar, que este tubérculo es rico en fibra (un nutriente que se encarga de regular la digestión y nuestro tránsito intestinal), en vitamina C, en vitamina B (juega un papel determinante en el metabolismo de los carbohidratos), en potasio, hierro, magnesio y flavonoides.

El quid de la cuestión se encuentra en el modo de cocinado, que “influye y mucho”  a la hora de emplearlas para reducir peso, según la especialista. “Si las haces fritas, la carga calórica aumenta muchísimo. Aproximadamente entre cinco y siete veces más que cuando están asadas o cocidas”, señala la especialista.

  1. Por ello, recomienda que se consuman (para que engorden menos) cocidas, al vapor, al microondas o al horno;
  2. En concreto, una patata cocida o asada contiene aproximadamente 110 kilocalorías;
  3. Esto supone un contenido energético bastante inferior al que aportan el arroz o la pasta cocida, por ejemplo;

Si nos centramos en el modo de prepararlas mediante cocción, la nutricionista establece una distinción entre cocer las patatas con o sin piel: “Cocerlas con la piel hace que este alimento no pierda ciertas propiedades. Pero si las pelas, parte de los nutrientes de la patata se pierden en la cocción del alimento ya que pasan al liquido”.

¿Qué es lo más recomendable para cenar y no engordar?

¿Por qué engorda la patata?

Cuando sumergimos las patatas en aceite hirviendo, esta se evapora ( por eso salen esas burbujitas) y en el lugar del agua penetra el aceite, que ya sabéis que contiene 9 Kcal / gramo… por lo que de ahí viene ese aumento de calorías tan considerable.

¿Qué tan buena es la papa para adelgazar?

Ventajas nutricionales de las patatas –

  1. Cocidas o asadas , las patatas son un alimento prácticamente libre de grasa.
  2. Son una magnífica fuente de carbohidratos, la principal fuente de energía del organismo (de hecho. deberían representar como mínimo la mitad del consumo diario de calorías).
  3. Las patatas son una buena fuente de fibra y facilitan la función digestiva. Cocida con piel contienen aún más fibra, sin embargo, hay que tener cuidado y no comérsela si está descolorida o presenta marcas.
  4. Las patatas aportan también vitamina C. Aunque hay muchas frutas y zumos de fruta que contienen vitamina C, ningún otro alimento rico en almidón contiene tanta cantidad como la patata.
  5. También contienen varias vitaminas del grupo B. Estas vitaminas tienen numerosas funciones en el organismo, incluyendo un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos para proporcionar energía y mantener la salud de la piel y el sistema nervioso.
  6. Asimismo son una buena fuente de potasio , además de contener pequeñas cantidades de otros minerales como magnesio y hierro.
  7. Apenas no contienen sodio (que junto al cloruro forma la sal). Las recomendaciones sanitarias sugieren no consumir demasiada sal debido a la relación existente entre el consumo de sodio y el riesgo de tener una elevada tensión arterial (hipertensión)
  8. Las patatas pueden ser muy útiles para quienes desean perder peso o evitar ganarlo. Una ración media de patatas cocidas sin piel (180 g) contiene unas 140 calorías, un contenido energético muy inferior al de la misma cantidad de pasta cocida (286 calorías) o arroz cocido (248 calorías). Sin embargo, estas personas deben tener cuidado ya que el contenido energético de las patatas fritas puede ser el doble o el triple del de las patatas cocidas o asadas, por lo que resultan menos recomendables para quienes desean perder peso.
  9. Otro aspecto interesante para quienes no quieren ganar peso es que las patatas tienen un elevado índice de saciedad. Un estudio realizado sobre los efectos en la saciedad de distintos alimentos halló que las patatas tienen un índice de saciedad tres veces mayor que la misma cantidad de calorías de pan blanco.
  10. Para quienes deben seguir una dieta sin gluten y no pueden comer muchos alimentos comunes como el pan, la pasta y la mayoría de los cereales de desayuno, las patatas tienen una gran importancia. No contienen gluten y pueden ser consumidas libremente por quienes deben evitarlo o quienes prefieren no consumir trigo por otros motivos.

LEER MÁS:   Las mejores guarniciones de patata que darán vida a tus platos.

¿Cuántas calorías tiene 1 patata?

Una patata blanca mediana contiene 164 calorías, 37 gramos de carbohidratos, 4,5 gramos de fibra, 4 gramos de proteína, 1,8 gramos de azúcar y vitaminas y minerales como potasio, vitamina C, magnesio, fósforo, calcio, hierro y zinc.

¿Cuánto de papa se puede comer en una dieta?

La cantidad recomendada de papas que debes comer equivale a 120 gramos. Evita consumirlas fritas o cocidas en aceite para evitar calorías extras.

¿Cuánto tiempo se debe dejar hervir una papa?

Como Cocinar Patatas Con Menos Calorias Es del divertimento efímero del día, lo que desde esta mañana se trata, con sorna, en corrillos de oficina y alegres grupos de WhatsApp: anoche, un concursante de Masterchef sorprendió a jurado y espectadores con su León come gamba , una creación culinaria tan chistosa como ramplona que le valió al joven chef su expulsión del programa. Una patata (dura como las piedras) emulaba la cabeza del mamífero. Y el propio Alberto explicaba que no había tenido tiempo de cocerla en condiciones, ante el gesto atónito de Pepe Rodríguez (El Bohío). A su favor hay que decir que no es asunto sencillo: cocinar un tubérculo a fuego lento tiene sus pequeños trucos.

Iván Sáez, chef del restaurante Desencaja , Pablo Jiménez, de Ibérica de Patatas , y Luis Pacheco, de Gold Gourmet , los resumen en los siguientes. “Escoja la patata adecuada: amarilla y ovalada”. Hay que elegir bien la variedad del tubérculo.

Las hay para cocer, freír, asar o preparar al vapor. En concreto, existen más de cien tipos en España. Y las más recomendables para la cocción son la variedad A y B, de carne fina y poco o nada harinosas. Spunta, Kennebec, Baraka o Monalisa pertenecen a esta tipología.

See also:  Que Son Calorias?

Las patatas viejas, recolectadas con hasta 12 meses de demora, aguantan bien las cocciones largas. Las reconocerá en el mercado por su piel amarilla y forma ovalada. “Si va a cocer varias, procure que tengan el mismo tamaño”.

Así llegarán al mismo tiempo a su punto ideal. Conviene que sean medianas (entre una pelota de golf y una de tenis). ¿Enteras o partidas? Para mantener los sabores, mejor enteras. Y en el caso de los guisos, existe un viejo truco: chascar la superficie de la patata con un cuchillo que haga una incisión interna.

Según los especialistas, el almidón que brota del alimento hará de espesante natural. “Lávelas antes y no quite la piel “. Cocer la patata con la piel evitará que esta se rompa durante el proceso. Eso sí: lávela antes con agua fría para que se mantenga tersa.

También existen cepillos especiales para este fin. “Añada la sal al mismo tiempo que la patata”. El agua salada tarda más tiempo en calentarse, así que no incorpore el cloruro de sodio antes de que el agua hierva, sino justo después, al mismo tiempo que la patata.

Para que no se rompa la piel, baje un poco el fuego. Y si quiere que el sabor de la patata pase al agua para hacer un caldo, ponga el tubérculo al mismo tiempo que el agua fría; y, en el momento de ebullición, agregue la sal.

“Cueza entre 15 y 30 minutos, y enfríe rápidamente”. Con el fuego lento, espere a que la patata cueza durante 15 o 20 minutos si es mediana o 30 si su tamaño es mayor. Para comprobar el punto de cocción, se puede pinchar con un tenedor, cuchillo fino, brocheta, aguja gruesa o similar.

¿Cuáles son los métodos de cocción?

¿Cómo hacer que las papas se cocinen más rápido?

6 trucos para hervir o cocer más rápido las papas – 1. Elige del mismo tamaño Cuando las papas son más o menos del mismo tamaño, te aseguras de que quepan bien en la olla y que se cuezan más rápido, porque ninguna queda fuera del agua. El agua caliente Antes de poner las papas, pon el agua a calentar, así comenzará a hervir antes el agua y esto ayudará a que la temperatura en el tubérculo las ablande más rápido.

  1. Tapa la olla Parece obvio, pero al tapar la olla ayudas a que se mantenga el calor y aumente más rápido al interior de la olla, sólo ten cuidado porque puede subir el agua y derramarse;
  2. Lo ideal es dejarla semi tapada o estar al pendiente cuando empiece a hervir;

Pica la papa Otra forma de acelerar el tiempo de cocción de las papas es picarla con un palillo alargado, como el que se usa para las brochetas, o con un cuchillo delgado. Hazle varias picaduras para que al estar en el agua, la papa se cocine más rápido por el contacto con el agua hirviendo.

Corta en trozos la papa Otra forma para acelerar el proceso de cocción de la papa es cociéndola en trozos, ya que así aceleras el proceso en el que cada trozo está en contacto con el agua. Después de lavar las papas, pela y corta en rebanadas o dados, según para qué las necesites y mete al agua hirviendo, deja por unos 8 minutos para que estén cocidas.

Si quieres evitar que se deshagan, agrega un chorrito de vinagre y retira antes del fuego. En microondas Coloca las papas en un traste apto para el microondas y con tapa (pero debes dejar una esquina abierta para que salga el vapor) o tapar con plástico autoadherible y hacerle unos orificios con un tenedor.

¿Cuánto tiempo tarda en ablandarse la papa?

Ingredientes –

  • 1,5 kg (3 libras) de papas
  • 1/4 de taza (60 ml) de aceite de oliva
  • 1 1/2 cucharaditas de sal kosher

Rinde para 8 porciones

  • 500 g (1 libra) de papas
  • 1 cucharadita de sal
  • sal y pimienta para servir

Rinde para 4 porciones

  • 5 o 6 papas medianas
  • 2 o 3 cucharadas de mantequilla
  • sal y pimienta al gusto

Rinde para 6 a 8 porciones

  1. 1 Precalienta el horno a 200 °C (400 °F) y frota las papas bajo un chorro de agua fría. Saca 1,5 kg (3 libras) de papas y enjuágalas bien. Si hay zonas de suciedad, elimínala frotando suavemente las papas con un cepillo de verduras. [1]
    • Puedes rostizar cualquier tipo de papa. Las papas harinosas, como las russet, presentarán un centro ligero y esponjoso después de rostizarse. En cambio, las papas cerosas, como las amarillas o las rojas, tienen un sabor rico y profundo.
  2. 2 Corta las papas en trozos de 2,5 cm (1 pulgada). Corta cuidadosamente cada papa por la mitad con un cuchillo afilado. Si vas a preparar nuevas papas que son pequeñas, tal vez no necesites cortarlas más. Para papas más grandes, sigue cortándolas hasta convertirlas en trozos de 2,5 cm (1 pulgada). [2]
    • Para papas muy tiernas, pélalas antes de cortarlas.
    • Si deseas preparar papas al estilo Hasselback, mantén las papas enteras, pero haz rodajas finas a lo largo de la superficie de cada papa. Se abrirán en abanico y se pondrán crujientes durante la cocción.

    Consejo: no cortes las patas si quieres hacer papas horneadas clásicas. En lugar de ello, déjalas enteras y ásalas por 50 a 60 minutos.

  3. 3 Colócalas en un bol y revuélvelas con aceite y el condimento de tu elección. Traslada los trozos de papa a un bol grande y vierte 1/4 de taza (60 ml) de aceite de oliva sobre ellos. Añade 1 1/2 cucharaditas de sal kosher y 1 cucharadita de pimienta negra recién molida. Luego, añade otro condimento si deseas darles un sabor distintivo. Añade uno de los siguientes: [3]
    • 2 cucharadas de ajo picado
    • 1 cucharadita de curry en polvo
    • 1 cucharada de ajo en polvo
    • 1 cucharada de pimentón ahumado
  4. 4 Extiéndelas en una bandeja y colócalas en el horno precalentado. Pon los trozos de papa sazonados en una bandeja para horno con borde. Acomódalos de modo que estén en una sola capa. Esto permitirá que la papa se cocine de manera uniforme y se ponga crujiente por cada lado. [4]
    • Para una limpieza más fácil, coloca una lámina de papel manteca antes de extender las papas por encima.
  5. 5 Hornéalas por 30 minutos y dales la vuelta. Deja que las papas se rosticen sin moverlas en la bandeja. Esto permitirá que desarrollen una buena corteza en un lado. Luego, dales la vuelta cuidadosamente utilizando una manopla y una espátula. [5]
    • Escucharás que las papas chisporrotean mientras liberan humedad en el horno caliente.
  6. 6 Termina de hornearlas por 15 a 30 minutos más. Deja que las papas se rosticen hasta que se doren y estén del todo tiernas. Para verificar si están listas, inserta un tenedor, un cuchillo o una brocheta en el centro de un trozo de papa. El utensilio debe entrar y salir con facilidad de la papa si ha terminado de cocinarse. [6]
  7. 7 Retira las papas rostizadas y esparce perejil fresco por encima. Apaga el horno y retira con cuidado la bandeja. Espolvorea 2 cucharadas de ajo recién picado sobre las papas y sírvelas mientras aún están calientes. [7]
    • Sustituye el perejil con tus hierbas frescas favoritas. Por ejemplo, utiliza romero, salvia u orégano finamente picados.
    • Puedes refrigerar las sobras en un recipiente hermético hasta por 5 días.

    Consejo: si deseas una cubierta cremosa para las papas, espolvorea suficiente queso parmesano o cheddar rallado fino para cubrirlas. El queso se derretirá debido al calor de las papas.

  1. 1 Frota 500 g (1 libra) de papas y pélalas si deseas. Enjuágalas bajo un chorro de agua fría y utiliza un cepillo de fregar para quitar la suciedad con suavidad. Luego, pélalas con un pelador de verduras si las quieres hervidas y tiernas o si vas a hacerlas puré manualmente. [8]
    • Utiliza cualquier tipo de papa que desees. Podrías utilizar papas harinosas, como las russet, si deseas papas esponjosas; o utiliza papas cerosas, como las amarillas o las rojas, para un sabor más profundo.
  2. 2 Déjalas enteras si vas a hacerlas puré o córtalas en trozos de 2,5 cm (1 pulgada). Decide si deseas hervir las papas enteras o cortarlas en trozos. Tal vez quieras cortarlas si vas a hervirlas para una ensalada de papa o si vas a trabajar con papas grandes. [9]
    • Ten presente que las papas enteras grandes tardan más en hervir que las papas en cubos.
    • Puedes dejar la cáscara en las papas para ahorrar tiempo si vas a pasarlas por un majador o un prensador de papas.
  3. 3 Colócalas en una olla y cúbrelas con agua fría. Traslada las papas enteras o cortadas a una olla grande y vierte suficiente agua fría para cubrirlas en al menos 2,5 cm (1 pulgada). Pon la olla en la estufa. [10]
    • Es importante utilizar agua fría para que las papas se cocinen de manera uniforme. Si utilizas agua caliente, el exterior de las papas se cocinará más rápido y podría desarrollar una textura pegajosa.

    Consejo: si vas a preparar sopa, puedes colocar los trozos de papa directo en la sopa o el caldo. Cocínalos a fuego lento en el líquido hasta que estén tiernos.

  4. 4 Añade 1 cucharadita de sal y enciende la estufa a fuego alto. Revuelve la sal hasta que se disuelva en el agua. Luego, mantén la olla destapada y enciende la estufa a fuego alto. Calienta el agua hasta que empiece a hervir de forma enérgica. [11]
    • Para darles aún más sabor, añade una cabeza de ajo por la mitad y una hoja de laurel al agua o cocina las papas en el caldo de pollo.
  5. 5 Cocina las papas destapadas a fuego lento por 15 a 25 minutos. Cuando el agua esté hirviendo, baja el fuego a medio de modo que burbujee con suavidad. Cocina las papas hasta que estén tiernas por completo. Para verificar si están listas, inserta una brocheta o un tenedor en el centro de una papa para ver si sale con facilidad. [12]
    • La cantidad de tiempo que esto tarda depende del tamaño de las papas o los trozos. Los cubos de papa de 2,5 cm (1 pulgada) tardarán en cocinarse cerca de 15 minutos, mientras que las papas enteras tardarán unos 25 minutos.
    • No es necesario revolverlas mientras se cocinan a fuego lento.
  6. 6 Escúrrelas en el fregadero. Coloca un colador en el fregadero y ponte manoplas para sostener la olla de papas. Viértelas poco a poco en el colador para que se escurra el agua caliente. Luego, trasládalas a un bol. [13]
    • Si solo hierves unas cuantas papas, puedes sacarlas de la olla con una espumadera.
  7. 7 Sirve las papas hervidas o machácalas para hacerlas puré. Para servir las papas hervidas simples, revuélvelas suavemente con un poco de mantequilla y sal. Para un acompañamiento suave, machácalas con un prensador de papas o pásalas por un majador. Luego, añádeles leche o crema para preparar un puré de papas casero. [14]
    • También podrías enfriarlas y preparar ensalada de papa.
    • Las papas hervidas duran hasta 5 días en un recipiente hermético en el refrigerador.

    Consejo: para hacer un puré de papas cargado, añade trocitos de tocino crujiente al puré junto con queso cheddar y cebolleta picada.

  1. 1 Enjuaga las papas y sécalas. Frota 5 o 6 papas medianas bajo un chorro de agua fría para quitarles la suciedad. Luego, sécalas por completo con una toalla de papel o de cocina. Es importante retirar el exceso de humedad para que las papas se frían en vez de cocinarse al vapor. [15]
    • Utiliza el tipo de papa que desees. Si utilizas papas russet grandes, solo necesitarás 2 o 3, puesto que son más grandes que la mayoría de las papas amarillas o rojas.
  2. 2 Deja la cáscara si deseas papas rústicas. Para una textura más sustanciosa, mantén la cáscara en las papas. Si lo prefieres, puedes pelarlas para que queden muy crujientes y ligeras. [16]
    • Aunque puedes dejar la cáscara en cualquier tipo de papa, las papas amarillas o rojas tienen una cáscara más fina, así que saldrán más crujientes que las papas harinosas al freírlas.
  3. 3 Corta las papas en cubos, trozos o rállalas. Para preparar papas al estilo hash brown, rállalas contra el lado grueso de un rallador de caja. Si lo prefieres, córtalas en trozos de 0,5 cm (1/4 de pulgada) de grosor con un cuchillo o una mandolina. También puedes cortarlas en cubos de 1,3 cm (1/2 pulgada) de ancho. [17]
    • Ten cuidado al cortar con una mandolina , puesto que es fácil cortarte con la cuchilla afilada.

    Consejo: si vas a preparar papas fritas clásicas, corta las papas en palitos largos y delgados y fríelas en abundante aceite en la estufa hasta que estén crujientes.

  4. 4 Derrite la mantequilla en una sartén profunda a fuego medio. Coloca 2 o 3 cucharadas de mantequilla en la sartén y enciende la estufa a fuego medio. Deja que la mantequilla se derrita por completo e inclina la sartén de modo que la mantequilla cubra el fondo. [18]
    • También puedes freír pimentones o champiñones en cubos junto con las papas para obtener un desayuno sustancioso.

    Consejo: si deseas freír cebollas con las papas, añade media cebolla picada a la sartén al derretir la mantequilla. Cocina la cebolla por 5 a 10 minutos antes de añadir las papas.

  5. 5 Añade las papas a la sartén y sazónalas con sal y pimienta. Acomódalas en la sartén de modo que estén distribuidas de manera uniforme sobre el fondo. Luego, espolvorea por encima la cantidad de sal y pimienta que desees. [19]
    • Si deseas duplicar la receta, cocina las papas en tandas.
    • Puedes sazonarlas con sal de ajo o cebolla en polvo según tu gusto.
  6. 6 Cubre la sartén y cocina las papas por 15 a 20 minutos. Coloca la tapa en la sartén y cocínalas hasta que estén tiernas. Ponte manoplas para retirar la tapa y revuélvelas cada 3 a 5 minutos de modo que se cocinen de manera uniforme. [20]
    • Revuelve las papas con una espátula o una cuchara.
  7. 7 Fríe las papas destapadas por 5 a 10 minutos. Retira la tapa de la sartén cuando las papas se hayan ablandado. Cocínalas hasta que estén tan crujientes por fuera como desees. Luego, apaga la estufa y sazónalas con más sal y pimienta. [21]
    • Recuerda revolver las papas con frecuencia, de modo que no se quemen por un lado.
    • Refrigera los restos en un recipiente hermético hasta por 5 días.