La presente edición es una publicación realizada a partir de los estudios del sacerdote Jesuita Petisco, publicada en el año 1884.

Son varias las razones que nos han movido a reeditar este texto, a más de un siglo de distancia, pero la más importante es los mas eruditos en la materia, reconoce ésta traducción como una de las mejores de habla hispana.

Puede considerarse un texto de estudio, por su calidad y extensión, las notas al pie de página y las introducciones son eruditas y contiene cantidad de aclaraciones, interpretaciones, citas, referencias cruzadas y traducciones incluidas.

También aclara el sentido de algunos lugares, con la luz que dan los textos originales, ya que la traducción que se presenta es admirable, dado que Petisco dominaba a la perfección las lenguas griega, hebrea, caldea, siriaca, árabe y latina, dedicándose por entero al estudio
de las Sagradas Escrituras.

También se aprecia su imponente presentación y las bellísimas ilustraciones de Gustave Dore.

La Iglesia, siempre ha considerado como norma suprema de su fe, las Sagradas Escrituras, que unidas a la Tradición e inspiradas por Dios, nos trasmiten invariablemente su palabra así como también las palabras de los Apóstoles y los Profetas nos hacen resonar la voz del Espíritu Santo

LA SAGRADA BIBLIA

$2.000
LA SAGRADA BIBLIA $2.000

La presente edición es una publicación realizada a partir de los estudios del sacerdote Jesuita Petisco, publicada en el año 1884.

Son varias las razones que nos han movido a reeditar este texto, a más de un siglo de distancia, pero la más importante es los mas eruditos en la materia, reconoce ésta traducción como una de las mejores de habla hispana.

Puede considerarse un texto de estudio, por su calidad y extensión, las notas al pie de página y las introducciones son eruditas y contiene cantidad de aclaraciones, interpretaciones, citas, referencias cruzadas y traducciones incluidas.

También aclara el sentido de algunos lugares, con la luz que dan los textos originales, ya que la traducción que se presenta es admirable, dado que Petisco dominaba a la perfección las lenguas griega, hebrea, caldea, siriaca, árabe y latina, dedicándose por entero al estudio
de las Sagradas Escrituras.

También se aprecia su imponente presentación y las bellísimas ilustraciones de Gustave Dore.

La Iglesia, siempre ha considerado como norma suprema de su fe, las Sagradas Escrituras, que unidas a la Tradición e inspiradas por Dios, nos trasmiten invariablemente su palabra así como también las palabras de los Apóstoles y los Profetas nos hacen resonar la voz del Espíritu Santo